martes, 15 de septiembre de 2009

DILIGENCIAS

INFORME DE LA PATRULLA POLICIAL CNP03

A las 9h40 de la mañana del sábado día 23 de Mayo recibimos una llamada telefónica en el cuartel, alertándonos de la localización de un cadáver en el término municipal de Monflor, concretamente en la cuneta de la carretera nacional 225, Km 3.700 dirección a San Germán del Campo. Personados en el lugar de los hechos los agentes AG33 y AGS02 procedimos a identificar el cuerpo del finado. Se trataba de un varón de raza blanca, de unos 30-35 años, complexión normal, pelo negro corto, aproximadamente 1.70m de estatura y 80 Kg. Lo encontramos en posición decúbito supino, brazo derecho flexionado a la altura de la cara y mano izquierda cerrada. LA posición original era decúbito prono pero termino como la hallamos tras la manipulación del servicio médico de reanimación. Viste camiseta blanca de algodón con la inscripción AFI (Abonos Fertiberia), pantalón vaquero azul muy desgastado y sólo una zapatilla deportiva marca Nike, negra con símbolo blanco. Calcetines blancos bajos. Presenta herida por arma punzante en el pecho, a la altura del corazón. A su lado hemos encontrado un reloj deportivo marca D&G, unas gafas de sol y un bolígrafo azul con la tinta medio gastada. El cuerpo estaba encima de una lona de plástico y cubierto por una chapa metálica ondulada.
Interrogada la persona que nos comunicó el hallazgo, resulta ser Juan López Borruente, vecino de Monflor, con DNI 25442389W y residente en la C/ Letanías nº 37. Teléfono 665 232368. Dice que se encontraba paseando esta mañana, como de costumbre, con su perro, cuando se apercibió de un bulto extraño al lado de la carretera al que casualmente se había dirigido el animal. Preguntado acerca de si conoce al fallecido responde que no. Sobre si vio a alguien por los alrededores en el momento del hallazgo, repite que no. Se le indica que permanezca a disposición de nuestro Cuerpo y de la autoridad judicial.

- Para el coche por aquí, espérame que salgo en un momento. Si algo va mal, te llamaré.
Baja muy deprisa y se introduce, con igual rapidez, en el pub que tiene la persiana medio bajada y las luces apagadas.
-¡Tú, cabrón, abre la puta caja y dame toda la pasta! ¡Rápido! - Grita a la vez que saca un machete de grandes dimensiones.
- Tranquilo, tranquilo. No sé cómo se abre, yo no trabajo aquí - Asustado, el único ocupante del local levanta las manos.
- No me jodas, que no estoy para tonterías. Abre la caja o te rajo ahora mismo.
- No puedo, de verdad que no sé, yo sólo... - No puede acabar la frase. El asaltante se ha puesto a su lado, de dos zancadas y le ha golpeado en la boca.
- ¡Abre la caja, por tus muertos! Con toda la mierda que has vendido esta noche, tiene que estar repleta.
- No sé de qué me hablas, yo sólo estaba esperando a que... - El segundo puñetazo le dolió más.
- Venga, Ríos, tarde o temprano teníamos que venir a por ti, te lo hemos avisado y no nos hace caso. ¡Aparta! - De un empujón lo lanza contra el mostrador, se mete dentro y cogiendo la caja registradora, la estrella contra el suelo.- ¿Ves? Ya te dije yo que habías tenido buena noche.
Sin perderle de vista, el atracador vacía la caja y va metiendo los fajos de billetes en los bolsillos de la cazadora.
- La próxima vez, colabora un poquito más. Y por tonto, dame el peluco que llevas que me mola. ¡Que te jodan!
Antes de desparecer de su vista, se vuelve, se coloca las gafas de sol y le grita - Ojito con lo que dices, que te tenemos localizado. Por cierto, tienes una mujer muy guapa, sería una pena que le pasara algo.
- A mi mujer ni tocarla... oye... ¡Oye! - Sale detrás de él en un arranque de coraje. Está asustado y confundido. No sabe qué está pasando y qué ha querido decir el ladrón.
- ¡Socorro! ¡Ayúdenme! - Antes de que pueda alcanzar la calle, el ladrón se revuelve y la clava el machete en el pecho.
- ¡Calla, cabrón! Vas a despertar a todo el mundo - Le dice en voz baja, mirándole a los ojos.
Sale afuera y ve a su compinche que ya se acercaba al bar, intuyendo los problemas.
- Lo he tenido que matar, lo he tenido que matar. Se lo tenía merecido - le dice al otro. - Ayúdame, hay que sacarlo de aquí.
- ¿Qué dices? , ¡Vámonos!
- Lo metemos en el maletero del coche y lo tiramos por ahí. Si le dejamos aquí, no tardarán ni un minuto en saber que fuimos nosotros.
Entre los dos lo cogen de pies y axilas. Lo meten en el vehículo, sobre una lona de plástico y arrancan sin mirar atrás. Unos kilómetros más allá, en un sitio solitario, lejos de mirones, paran y bajan. Lo dejan en la cuneta utilizando la lona como camilla.
-¿Qué haces, joder?
- ¡Coño! Habrá que taparlo un poquito, no querrás que deje un letrero. Aquí está el muerto. Ayúdame con la chapa.

Alberto volvía a casa antes de que amaneciera. Había salido a dar un paseo porque no podía dormir. Vio el Pub Glamour todavía abierto y decidió entrar a saludar a su amigo Ismael. Hombre, cuánto tiempo. Los saludos de rigor y una petición. No te importa vigilarme un momento el garito, voy a la gasolinera y vengo enseguida. A ver si me encuentro con un colega para que me desatasque el baño. No veas cómo me lo dejan estos niñatos. Alberto que le dice que no importa, le hará bien estar un rato allí, por los viejos tiempos. Tienes una revista con sudokus de esos, coge el boli y te haces uno. Por cierto, tú siempre tan radical. Abonos Fertiberia. Anda, lárgate, antes de que te patée el culo con mis deportivas nuevas, capullo. Ismael sale del local y no pasaron ni cinco minutos cuando Alberto oyó un coche que frenaba. Antes de que pudiera decir que estaba cerrado, ya lo tenía plantado delante.
¡Tú, cabrón, abre la puta caja y dame toda la pasta!

7 comentarios:

Berbi dijo...

El lugar equivocado en el momento inoportuno... la historia de mi vida. Tal vez por eso me guste tanto.

Además de no tener un final de acantilado...

Luis Borrás dijo...

Amigo Jaloza:
Hablando de compinches ya he quedado con Eduardo en hacer "cuadrilla" tal y como la considera el código penal vigente para subir hasta Tellerda y aplcarle a Berbi alias "Leoncio el Tristón" el remedio conocido como "jarabe de palo". Después y como pago por nuestros servicios, deberá invitarnos a jarras de cerveza fría hasta que digamos basta.
Por otro lado estas "Diligencias" además de ser una historia perfecta de, como "Leoncio el Tristón" acertadamente califica,estar "el lugar equivocado en el momento inoportuno" está bien tratada por el orden de las cosas. Primero el muerto desconocido. Después el cómo y luego el porqué.
Rápida y cruel.
Un fuerte abrazo.
El domingo te veo.

Jonatan Frías dijo...

Que tal de nuevo!!! Vaya aventura, de acuerdo con tu amigo Berbe, el lugar y el momento equivocado. La vida tiene su humor torcido para ponernos en orden. Casualmente yo reien escribí algo sobre los momentos equivocados... tal vez te agrade. Es una historia sin final. Date una vuelta en el Blog a ver que opinas.

Cuidate como siempre, saludos de este pequeño cronopio mexicano.

P.D.:Estoy preparando un texto que pronto subire sobre Cortázar, te mantengo al tanto.

edu dijo...

Excelente juego de verbos y tiempos, un ritmo constante para llegar al desenlace que se amaga en el principio.
Parece un corto de acción de cine alternativo, plan Tarantino con aires del Alto Aragón.
Me ha molado un montón.

John Lee Hooker.
PD He vuelto vivo.

dra jomeini dijo...

Es un placer leer algo tan bien escrito. Acabo de descubrir tu blog y me parece que tendrás que aguantarme de vez en cuando.

Anónimo dijo...

Muy bueno Jalozas.
Estoy de acuerdo con dra jomeini. Es un gusto leerte.
Saludos cordiales.

JALOZA dijo...

Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios. Es un placer ver a los "viejos" y a los nuevos amigos. Ya sabéis, estamos en esto por el cariño.

Saludos